La cruz – Parte 4

PorMary

La cruz – Parte 4

Otra versión de estas letras que también era importante para los alquimistas medievales era Igne Nitrum Raris Invenitum. De nuevo, eran palabras en latín, la lengua de las personas cultas en aquella época, y significan «el brillo (o el resplandor) no suele encontrarse en el fuego». Esto puede resultar algo más difícil de entender, pero una vez que hayamos explicado ciertos aspectos de la alquimia, resultará mucho más claro.

Lo crea o no, hay muchas personas actualmente que consideran que la orden de los jesuitas es un peligro para nuestro sistema de vida. Personalmente, yo no estoy de acuerdo con esta idea, a pesar de que sigan a un líder conocido como el «Papa Negro». Si se le llama así no es por su negror espiritual sino por el color de sus hábitos. Además, tampoco creo en las teorías sobre conspiraciones que persiguen la dominación mundial. Sin embargo, los jesuitas atravesaron un período altamente político, de forma parecida a como algunos clérigos expresan actualmente sus ideas políticas. Cuando los jesuitas atravesaron este período político, lo que INRI significaba para ellos era Iustitium Necare Regis Impium, que significa «Es justo matar a un rey impío».

Un aparte. Siempre me ha fascinado la etimología, el estudio del origen de las palabras y de su evolución. La palabra que figura en el párrafo anterior, impío procede, sin duda, de piadoso. En el Antiguo Testamento, se dice a los hombres hebreos que no se arreglen ni se corten las patillas. Actualmente, muchos judíos ortodoxos lucen largas patillas; a veces, incluso se las trenzan. Se considera un signo de santidad o de piedad. De hecho, la palabra piadoso viene de aquí: pious («piadoso») en hebreo significa «patillas».

El comentario anterior me lleva a pensar en las palabras sagrado, santo y en su origen. Antiguamente, mucho antes de que nacieran el judaísmo bíblico o el cristianismo, el tipo de religión o de sistema espiritual que muchas personas seguían era de naturaleza chamanística. Muchas culturas chamanísticas consideraban que una piedra con un agujero natural era algo muy sagrado. También lo eran muchas otras cosas con agujeros naturales, como las conchas de mar. De aquí procede la idea de que uno de los signos que indicaba que algo era sagrado es que tuviera un agujero natural. Un objeto «agujereado» era un objeto sagrado. De aquí deriva la palabra «sagrado».

Comparte con tus Amigos


Acerca del Autor

Mary Vidente Medium, Natural y Sincera

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies