Monthly Archivenoviembre 2015

PorMary

Hechizo Para Tener Suerte En El Amor

Para realizar esta poción mágica, deberá tomar un poco de grasa, ya sea vegetal o margarina, dos cucharas de aceite de ruda, y unas gotas de su perfume favorito. Coloque todos los ingredientes mencionados juntos, dentro de un hornillo y llévelos a calentar hasta que se derrita la grasa y se unan los ingredienteAhora, coloque todo en un frasquito hasta que se enfríe. Deberá conservarlo en el frasco herméticamente cerrado. Todas las noches, tome parte de este ungüento y esparza un poco en la zona del corazón y en la muñeca, donde está el pulso. No es necesario que coloque demasiada cantidad, solo basta con unos gramos.

Tarot super económico
PorMary

La psicología normal y la paranormal – Parte 5

El Ruaj es nuestra conciencia, nuestro intelecto, nuestro yo falso. Es equivalente a la idea de yo de Freud. Observe que está compuesto de cinco partes: memoria, imaginación, razón, deseo y voluntad. Este aspecto de la voluntad relacionado con el Ruaj es distinto del de Chiá. Chiá es nuestra voluntad auténtica. Como tal, está alineada con la voluntad de lo Divino. La voluntad del Ruaj es la que se ve alterada por nuestros deseos superficiales y transitorios. La voluntad auténtica del Chiá es crear, amar y buscar la unidad con la Divinidad. El aspecto de voluntad del Ruaj es conseguir satisfacción sexual, comer alimentos que huelan bien, aunque sepamos que su ingestión no es ni buena ni necesaria, y ser mejores que los que nos rodean, aunque eso les provoque dificultades o les destruya.

El Nefes es nuestro yo inferior. Es la capa más superficial del inconsciente, donde habita la parte más oscura de nosotros mismos. Normalmente se encuentra bajo el atento control del Ruaj. Antes he equiparado el Nefes al ello freudiano. Si bien es una comparación correcta, no es muy precisa. El ello en
realidad es un proceso, no un aspecto de la mente. A menudo está sumergido y escondido en el Nefes aunque no es exactamente el Nefes. Se dice que cuando el proceso llama-do ello está sumergido en el Nefes, se encuentra bajo control del Ruaj. Sin embargo, cuando el Ruaj no controla al ello y el Nefes lo domina, entonces el ello es libre de merodear por los aspectos de la mente y de salir en lugares a veces poco afortunados. Una parte de las técnicas de magia que ha estado usted aprendiendo incluye el control de esta energía del ello para que pueda utilizarla cuando lo desee, bajo el dominio de Yejidá y Ruaj unidos. El Nefes es también el origen del cuerpo astral y la sede de la energía llamada Prana, en sánscrito. En la Cábala esta energía se conoce también como Ruaj, pero no debe confundirse con el Ruaj
que significa «conciencia».

Observe que hay una diferencia entre la energía llamada Ruaj o Prana y el ello. El ello es un proceso, un movimiento, mientras que el Ruaj o Prana es aquello que provoca el movimiento. La primera definición de Freud de la libido, tal como se ha descrito en este curso, la equiparaba a la energía Prana o Ruaj.

PorMary

Hechizo De Hierbas Contra La Envidia En El Trabajo

Consigue un recorte de tela de color morado, luego arrójele cinco gotas de aceite de ruda. Podrá conseguir el aceite en algún comercio religioso, esotérico o una santería. Si no puedes hacerlo de manera casera.
Con una base de aceite vegetal, debes dejar macerar la ruda fresca, previamente machacada, luego realiza una bolsita chica del mismo color, e introduce la tela con la esencia y ciérrala con una cinta colorada.
Coloca la bolsita en tu escritorio, o cuélgala en la pared que se encuentre más cerca de tu posición de trabajo. Coloca también pedacitos de raíz en todos los vértices de la habitación donde sueles trabajar.
Esto se hace para airear tu ambiente laboral. La tela que se encuentra dentro de la bolsita deberá ser
cambiada cada 30 días al mes para proteger sus dones.

Tarot visa economica
PorMary

La psicología normal y la paranormal – Parte 4

Neschamá es la intuición. Es la sede de todas las habilidades psíquicas de la humanidad. Existe un método de enseñanza llamado «Método socrático» basado en el modo de enseñar de Sócrates. Este filósofo creía que las personas no aprendían cosas nuevas; en lugar de esto, lo que hacían era recordar cosas que habían olvidado en el momento de la muerte, antes de su reencarnación. Sócrates, al preguntar al alumno, obtenía respuestas que le hacían descubrir al propio alumno ideas o principios que era imposible que supiera en aquel momento. Actualmente, este sistema de implicar al alumno en lugar de simplemente explicarle cosas parece ser la forma más eficaz de enseñanza. Permite que los alumnos desarrollen una mente madura e inquisitiva. También peunite que se produzcan saltos intuitivos, con lo cual se forman individuos creativos y no simples robots de repetición.

Una parte de la definición de magia afirma que ésta es una ciencia. Como magos, deberíamos comprender el pensamiento científico moderno. Uno de estos cánones de ciencia es la Teoría de la evolución. La evolución no es, contrariamente a lo que muchos creen, una línea recta, sino que avanza más bien a saltos y empujones. El pensamiento evolutivo actual llama a esto «equilibrio interrumpido». De igual modo, los progresos de la mente y de la humanidad se han producido a menudo en saltos repentinos. El láser fue el resultado accidental de la investigación de las comunicaciones. Actualmente, se utilizan para todo, ya sea para reproducir un disco o para practicar una intervención cerebral que antiguamente no podría haberse realizado ni con los escalpelos más afilados. Esto es un ejemplo de enlace con lo Divino a través de la voluntad inconsciente. Este enlace no controlado se encuentra en el aspecto del Neschamá. Un enlace controlado con lo Divino es un aspecto del Chiá. Así pues, desde este punto de vista, Chiá es activo mientras que Neschamá es receptivo. Como siempre, el objetivo del cabalista es mezclar los contrarios y hacer que se manifieste el equilibrio. Al permitir a Neschamá entrar en nuestra conciencia, desarrollamos habilidades psíquicas. Al ser conscientes de Chiá, somos capaces de practicar la magia.

PorMary

Hechizo Para Bloquear Trabajos Negativos

Deberá tomar una pequeña botella, que sea de vidrio y transparente. Dentro de ella debe colocar cuatro alfileres, dos pedacitos de ruda macho, un poco de sal gruesa, y una cáscara de limón.
Tape la botella con un corcho.
La botella deberá colocarla en alguna ventana y dejarla allí, sin cambiarla de su lugar.
Las maldiciones nunca podrán entrar y te mantendrás a salvo.

 

tarot telefónico
PorMary

La psicología normal y la paranormal – Parte 3

Pero ¿qué ocurre con nuestro yo auténtico? Ha quedado sumergido en un punto del que la mayoría de las personas pocas veces le dejarán salir, si es que dejan que se manifiesta alguna vez. Esto es especialmente cierto en las llamadas sociedades civilizadas. ¿Es algo sorprendente que se produzca tanta rebeldía en el mundo? Tantas personas intentando instintivamente hacer emerger su yo auténtico, interior, pueden parecer rebeldes sin causa.

Pero, en realidad, hay una causa. El yo auténtico, la parte de nosotros que sobrevive a lo que llamamos muerte, no es material. Nuestro yo auténtico tiene una naturaleza espiritual e inmaterial. Es nuestro yo superior, nuestro enlace directo con lo Divino. Está escondido, en comparación con nuestro yo exterior, falso. Nuestro yo auténtico, nuestro enlace con lo Divino, es nuestro inconsciente. Y ha habido muchas luchas, conflictos y guerras provocados por personas que no sabían qué era lo que realmente querían: la comunión con la Divinidad. Es decir, lo que se desea realmente es el enlace entre el consciente y el inconsciente. Este es un objetivo principal de nuestro trabajo mágico. Es la esencia misma de la Magia
Blanca.

Como quizás ya habrá deducido, la Cábala no divide la mente en tres categorías principales, sino en diez. En la página siguiente, podrá observar de qué modo los diez aspectos de la mente se relacionan con el Arbol de la Vida. Lo primero que observará es la línea que divide el abismo, el espacio entre las tres Sefirot superiores y las siete inferiores. Las tres superiores son inmortales y duran tanto tiempo como desee el Origen Divino. Las siete inferiores son mortales y dejan de existir cuando el cuerpo muere. Una mirada rápida nos mostrará que la memoria es mortal. Así pues, es evidente que nuestra memoria de las vidas pasadas tenderá a ser mínima, en el mejor de los casos. He aquí una explicación sencilla de por qué no podemos recordar más que sombras de nuestras vidas pasadas.

El Yejidá es nuestro Yo auténtico, nuestro enlace con lo Divino, nuestro yo transcendental. Está relacionado con lo que Freud llamaba el superyó. Chiá es nuestra voluntad auténtica. Es el impulso interior creador e inquisitivo (procedente de lo Divino) que nos empuja a buscar hacia fuera y hacia nuestro interior para ser mejores de lo que somos. Nos lleva a luchar más duro, a desear perfeccionarnos y a hacer las cosas mejor que antes. Esto no implica la competición; podemos avanzar todos juntos. A veces, este impulso es dominado, pero siempre vuelve a aparecer con fuerza. Un ejemplo podemos encontrarlo en la época de exploración que siguió a los primeros años de la Edad Media, así como en nuestra carrera actual hacia el espacio. Este impulso explica también la necesidad de llegar a una comunión con la Divinidad, de conocer la alegría y el éxtasis que provocan el Conocimiento y la Conversación con el Santo Angel de la Guarda, de practicar la Magia Blanca.

PorMary

Hechizo Para Alejar Malas Ondas

Deberá juntar hojas de ruda secas, y colocarlas en un mortero para poder triturarlas hasta hacerlas polvo.
Luego, mezcla el polvo con un poco de azufre, también en polvo, y un poco de mirra. Con esa mezcla
sahúma los lugares donde crea que existe mala vibra. Una vez realizado esto, tome un recipiente y realice una infusión con tres hojitas de ruda macho. Déjela enfriar y coloque el líquido en un vaporizador. Con esta infusión vaporice sus prendas de vestir.

 

Tarot Barato
PorMary

La psicología normal y la paranormal – Parte 2

Uno de los grandes problemas de la teoría psicológica estándar es que empieza en el momento del nacimiento, o poco tiempo antes. De este modo, será imposible que pueda responder a preguntas básicas como: «¿Qué estaba haciendo mi mente antes de la concepción de mi cuerpo? Si la reencarnación es un hecho, ¿por qué tengo problemas para recordar las vidas pasadas?, y, si no lo es, ¿por qué tengo recuerdos fugaces de vidas pasadas? ¿Por qué las personas de todas las culturas sienten un deseo tan grande de reunirse con Dios, de ser más de lo que son?» (Jung se dio cuenta de esto y llamó a este deseo «el deseo de religión», un instinto humano básico con el que Freud no estuvo de acuerdo.) La Cábala responde a todas estas preguntas y a muchas más. Pero de momento, vamos a centrarnos sólo en el cambio conocido como muerte.

Supongamos que usted ha muerto y que se ha reencarnado en un recién nacido. Según la Cábala, el alma entra en el cuerpo con la primera respiración del bebé. Quizás desea terminar aquel libro tan bueno que estaba leyendo o ver la película que no pudo ver justo antes de morir. Desgraciadamente, descubre ahora que sus músculos ya no funcionan como recuerda que lo hacían. Esto no es algo psicológico, es fisiológico. Los nervios y los huesos no han concluido aún su desarrollo. Es imposible realizar varias actividades musculares a causa de esta falta de desarrollo. Ya no es usted capaz de alimentarse por sí mismo. No puede comunicarse mediante la palabra ni la escritura; no puede ni siquiera controlar sus intestinos ni su vejiga. Al cabo de poco tiempo, las cosas que formaban parte de su existencia normal pertenecen ahora a un mundo nuevo y aterrador.

Para poder superarlo, tiene que desarrollar rápidamente nuevos sistemas de comunicación. Aprende que hacer gorgoritos provoca rostros sonrientes y felices y le acerca a cuerpos protectores y cálidos. Aprende que llorar provoca miradas preocupadas, le acerca al pecho de su madre o hace que le cambien los pañales.
Para sobrevivir, su auténtico consciente se sumerge y emerge un consciente falso. Al final, este falso consciente ganará la batalla. Se convertirá en la conciencia, o yo. Es una protección que se crea para que podamos existir. Es necesaria, pero no es nuestro yo auténtico.

PorMary

Protegerse De Intenciones Negativas

En una palangana, o bien un balde, que debe lavar a la perfección, coloque doce litros de agua, ocho brotes de ruda, y una cucharadita de aceite de oliva. Déjelo reposar durante una noche de luna nueva. Al día siguiente, use el agua para lavar todos los pisos de su hogar, más que nada los rincones, los recovecos, debajo de las alfombras, los zócalos, puertas y aberturas en general.

Videncia económica
PorMary

La psicología normal y la paranormal – Parte 1

Es posible distinguir en el estudio de la psicología dos grandes áreas: la psicología normal y la paranormal. Desgraciadamente, el estudio de la psicología paranormal queda fuera del alcance de este curso. Si está interesado en este campo particular desde un punto de vista ocultista, le gustará leer el libro The Secrets of Dr. Taverner, de Dion Fortune.

Centrémonos en la psicología normal, empezando con Freud. Freud había sido educado hacia el final de la época victoriana —hecho que condicionó toda su visión de la vida—, y, además era de origen judío. Sus escritos evidencian, incluso para el lector ocasional, la armonía existente entre sus ideas y una versión de la psicología bastante simple que se describe en la Cábala. De hecho, aunque tanto la Cábala como Freud defendían la idea de un subconsciente, o inconsciente, muchos de los contemporáneos de Freud ¡no creían que existiera tal cosa! En sus últimos años, Freud afirmó que si pudiera volver a vivir, se dedicaría al estudio de la parapsicología en lugar de dedicarse al de la psicología. Creo que podemos deducir, sin miedo a equivocarnos, que Freud estuvo influenciado por la Cábala, de forma consciente o inconsciente.

Tal como he indicado en una lección anterior, Freud dividía la mente en tres categorías: ello, yo y superyó. En la década de 1970, apareció una forma simplificada de freudianismo conocida como Análisis Transaccional (tal como se popularizó en el libro Yo estoy bien, tú estás bien) que intentó convertir las ideas abstractas de Freud en términos comprensibles para el público general. Así, ello, yo y
superyó fueron sustituidos por hijo, padre y adulto, respectivamente. Es cierto que para muchas personas es más fácil relacionarse con la idea de un niño que quiere conseguir algo y que coge una rabieta si no lo consigue, que con la palabra ello, que no representa ninguna imagen concreta en la mente de la mayoría de las personas. Pero la Cábala llega tan lejos en la comprensión de la mente, que Freud y Jung, a su lado, parecen dos principiantes.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies